PAGINA 65 LIBRO ADULTERIO DE PAULO COELHO

 ADULTERIO: EL AMOR

Porque el amor de Dios por nosotros también es imposible. Nunca se va a ver correspondido del mismo modo y, sin embargo, Él sigue amándonos. Y nos amó hasta el punto de enviar a su único hijo para explicarnos que el amor es la fuerza que mueve el sol y las estrellas. En una de sus epístolas a los corintios (que en el colegio nos obligaban a aprender de memoria), el apóstol Pablo dice:
Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo Amor, soy como una campana que resuena o como un platillo que retiñe. Y todos sabemos por qué. A menudo oímos hablar de lo que parecen ser grandes ideas para cambiar el mundo. Pero son palabras pronunciadas sin emoción, vacías de Amor. Por muy lógicas e inteligentes que sean, no nos llegan. Pablo
compara el Amor con la Profecía, con los Misterios, con la Fe y con la Caridad.¿Por qué el Amor es más importante que la fe?Porque la Fe no es más que un camino que nos conduce al Amor más grande.¿Por qué el Amor es más importante que la Caridad?Porque la Caridad no es más que una de las manifestaciones del Amor. Y el todo es siempre más importante que la parte. Además, la Caridad no es más que uno de los muchos caminos que el Amor utiliza para que el hombre se una a su prójimo. Y todos sabemos que hay por ahí mucha caridad sin Amor.
Cada semana hay un baile«benéfico» aquí cerca. La gente paga una fortuna para conseguir una mesa, participa y se divierte con sus joyas y su ropa carísima. Salimos creyendo que el mundo es mejor gracias a la cantidad recaudada esa noche para los refugiados de Somalia, los marginados de Yemen, los que pasan hambre en Etiopía. Dejamos de sentirnos culpables por el cruel espectáculo de miseria, pero nunca nos preguntamos adónde va a parar ese dinero.
Los que no tienen contactos para ir al baile o no pueden permitirse tal extravagancia pasan junto a un mendigo y le dejan una moneda. Ya está. Es muy fácil echarle una moneda a un mendigo en la calle. En general, es más fácil que no echársela.¡
Qué gran alivio por solo una moneda! Es barato para nosotros y resuelve el problema del mendigo.
Sin embargo, si realmente lo amásemos, haríamos
mucho más por él.
O no haríamos nada. No le daríamos la moneda y, ¿quién sabe?, nuestra culpa por esa miseria podría despertar el verdadero Amor. Pablo compara entonces el Amor con el sacrificio y el martirio.
FUENTE: libro Adulterio de Paulo coelho.

DP Cris Lewis

Escribo con el seudónimo DP Cris Lewis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.